La mentira que te contaron las películas y que tú dabas por cierta

Hay una escena muy proyectada en infinidad de películas, que tiene que ver con una travesura o acción picaresca de los niños -y a veces de los adultos- en las piscinas. Y es ese momento en el que una persona está adentro de la piscina, y orina, pensando que nadie lo notará. Sin embargo, la mentira que te contaron las películas es que el agua comienza a teñirse de color -generalmente azul- alrededor de esa persona, delatando que ha orinado en el agua. Pero eso no es cierto. De hecho, el supuesto químico que reacciona al entrar en contacto con la orina ni siquiera existe.

Familia jugando en la piscina.

Nadie tirará la primera piedra

«Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra». Reto a todos los lectores de este artículo a que escriban en los comentarios si es que nunca -y me refiero a nunca jamás en la vida- han orinado en una piscina. Las ganas de orinar cuando estamos en la piscina son tan inoportunas como inevitables. Por un lado, una voz interna nos aconseja salir del agua, secarnos lo más rápido posible y caminar hasta el baño para hacer nuestras necesidades. Pero otra parte de nuestro interior nos hace dar cuenta de que todo ese movimiento es muy largo y en vano, ya que luego volveremos a la piscina. Cada uno sabrá qué decisión suele tomar en esas circunstancias. Lo cierto es que, ante este panorama, más de uno recordará la escena de esa película en la que el niño -o el adulto- orina en el agua y una mancha de color lo delata rápidamente.

A Torrente le pasó

El mítico personaje encarnado por Santiago Segura, José Luis Torrente, enfrenta una situación similar en la segunda entrega, «Misión en Marbella». Allí, el torpe detective y su poco avispado colaborador, «Cuco», orinan en la piscina de un hotel, y una mancha amarilla y verdosa los pone en evidencia.

Escena de la película "Torrente: Misión en Marbella"

Lo mismo ocurre en «Niños grandes», cuando los amigos protagonistas, liderados por el personaje interpretado por Adam Sandler, orinan en una piscina y una gran mancha azul también los acusa.

Escena de la película "Niños grandes".

Es mentira

Lo cierto es que no existe un componente químico que reaccione al entrar en contacto con la orina. Lo que explican los especialistas es que, primero, si existiera, se utilizaría en todas las piscinas. Además, este líquido debería reaccionar, también, ante el contacto con el sudor, por lo que ya no se sabría si su reacción tiene que ver con la orina o con el sudor, que es algo mucho más común en los días de calor. Estas son solo algunas de las explicaciones que justifican la inexistencia de esta sustancia. Sin embargo, ¿quién no lo ha imaginado alguna vez en una situación real?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *