¿Qué hay detrás del éxito de «The Creator»?

Gareth Edwards, nacido en 1975 en el Reino Unido, es un director, escritor y productor que ha demostrado ser un genio de los efectos digitales en la industria cinematográfica. Su debut en la dirección fue con la película independiente Monsters en 2010, una producción que tuvo un presupuesto de “solo” medio millón de dólares. A pesar de sus limitaciones financieras, Edwards logró crear algo increíble sentando las bases para lo que más tarde sería The Creator. En Monsters, Edwards exploró un escenario apocalíptico pero su enfoque estaba más centrado en la aventura personal de los protagonistas que en los monstruos mismos. Aunque esta película fue una hazaña notable, fue con Godzilla en 2014 que dio el salto a las grandes producciones de Hollywood. Luego, en 2016, dirigió Rogue One: Una Historia de Star Wars.

Monsters, 2010

Con The Creator, Edwards regresa a su raíz de hacer ciencia ficción personal y autoral, aunque esta vez dentro del mecenazgo de Disney. La película es una rareza en la industria cinematográfica, un fenómeno anómalo lleno de belleza e interés que merece ser analizado.

El guion de The Creator es obra de Gareth Edwards en colaboración con Chris Weitz. La trama de The Creator se desarrolla en un futuro apocalíptico donde la amenaza de las inteligencias artificiales ha cobrado vida. John David Washington interpreta a un agente doble que se infiltra en el mundo de los robots y Madeleine Yuna Voyles encarna al robot Alphie, que es el personaje que impulsa la trama.

The Creator, 2023

Uno de los aspectos destacados de The Creator es su cuidado diseño visual y efectos especiales. Gareth Edwards se ha alejado de las pantallas verdes tradicionales optando por rodar en ubicaciones reales para, posteriormente, aplicar efectos digitales en la postproducción, lo que genera en imágenes visualmente impactantes. Sin embargo, a pesar de sus logros técnicos, The Creator no logra un equilibrio perfecto entre la trama personal de los personajes y el gran escenario apocalíptico. La película sufre altibajos narrativos y acusa un final apresurado, lo que impide que alcance su máximo potencial.

A pesar de sus imperfecciones, The Creator se erige como una obra muy necesaria en un panorama cinematográfico abrumado por remakes y secuelas. Propone una trama original y poderosa que promete una perspectiva renovada en el género de la ciencia ficción, alejándose de la fórmula algorítmica que impera en Hollywood. Esta película es un faro de creatividad en un mar de repetición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *