«El amor de Andrea», se estrena el 24 de noviembre en cines

La nueva película del director de «La flaqueza del Bolchevique», se estrena el próximo día 24 de noviembre en las salas españolas.

El largometraje forma parte de la Sección Oficial A Competición de la SEMINCI (Semana Internacional de Cine de Valladolid ) y ha sido galardonada con los premios a la mejor dirección y mejor guion en el Festival Internacional de Tallin, Estonia.

El director Manuel Martín Cuenca narra, desde la visión de su joven protagonista Andrea de 15 años, y junto a sus dos hermanos pequeños, como la adolescente quiere recuperar el amor de un padre que ella recuerda cariñoso y cercano antes de divorciarse de su madre.

La familia y las relaciones de amor dentro de ella

Según el autor de «El amor de Andrea», «las relaciones familiares son complicadas» y los niños, dado su carácter inocente, tienen que vivir situaciones propias del mundo adulto donde suelen ser los principales afectados debido a los daños colaterales de esas guerras.

También reflexiona sobre como en numerosas ocasiones, los adultos que ejercen la paternidad, pretenden que sus hijos sean una prolongación de ellos mismos y de todas sus inquietudes vitales, siendo los pequeños marcados de por vida por todas estas intrincadas historias familiares ajenas al universo infantil.

Para el director de la película, «la familia deber ser confrontada y redefinida«, todos aquellos actos de amor que se dan en cualquier contexto deberían darse con generosidad y no por la propia imposición de las demandas egoicas de los adultos implicados.

Andrea como protagonista es la encargada de lidiar con estas dinámicas y no dejarse llevar por las mismas, desafiándolas con su actitud y con una valentía que quizás le correspondería a los adultos implicados.

Después de casi un proceso de selección de más 5.000 actores durante un año, fue la joven actriz Lupe Mateo Barredo quien se encargaría de encarnar a la protagonista.

Los coprotagonistas de la película, adolescentes y niños, debían rodaron sin saber durante la jornada a lo que se iban a enfrentar, donde la protagonista del film tuvo una implicación máxima en el papel, según palabras de su director.

Martín Cuenca, nos cuenta desde la frescura que da lo inesperado en su manera de rodar este film, todas las capas implicadas en esta historia sobre la separación de unos padres y como los más pequeños se ven salpicados a una edad tan impactante como es la adolescencia.

La banda sonora corre a cargo de Vetusta Morla, que ya ha colaborado en otras ocasiones con el director, concretamente en la película «La Hija«.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *