La desgraciada casa de Habsburgo: ¿mala fortuna o maldición?

La casa de los Habsburgo siempre ha estado muy unida a los cuervos o al menos eso es lo que cuentan varias leyendas. Una de ellas, relata que en el siglo XI una bandada de cuervos salvo a Radbot de Habsburgo, fundador de la dinastía, de morir devorado por unos horripilantes buitres.

Radbot, quedó tan agradecido con los animalitos que construyó un gran torreón para que los cuervos habitasen allí. Los trató como a reyes, manteniendo el lugar limpio y siempre con alimentos dispuestos para su disfrute. Decidió llamar al lugar Habichtsburg, cuyo significado es «castillo de cuervos». Y sí, lo habéis adivinado, de ahí cogió Radbot el nombre de Habsburgo para crear la famosa casa real.

Continúa contando la leyenda, que años después los descendientes de Radbot decidieron echar del torreón a los cuervos para habitarlo ellos. Aquello, no les hizo ni pizca de gracia a las oscuras aves que juraron acabar con cada uno de los descendientes de los Habsburgo hasta su extinción. Nunca hubiera pensado que los cuervos fueran tan rencorosos…

¿Qué cuenta la segunda leyenda?

En la otra leyenda, se relata que en 1100 el terrible Rodolfo de Habsburgo invadió de manera especialmente salvaje el condado de Argavia. Capturó al príncipe del condado junto a su familia, a los cuales fue ejecutando uno por uno ante los ojos del príncipe para provocarle todo el dolor posible antes de que llegase su turno. Antes de ser asesinado, el príncipe dijo lo siguiente: “¡Tú y todos los tuyos sufriréis mi maldición mientras el mundo exista! Cada vez que la desdicha amague, se os aparecerán tres cuervos de pico rojo como la sangre, en cuyos cuerpos negros irán encantadas nuestras almas vengativas”

Según parece, cada vez que un Habsburgo sufría una desgracia, siempre había cerca tres siniestros cuervos de pico rojo merodeando. Posiblemente, todo sea fruto de la imaginación popular, pero durante un tiempo se dijo que antes de que María Antonieta perdiese la cabeza unos cuervos volaban cerca del cadalso. También se dijo que momentos antes de ser asesinado en 1914 Francisco Fernando de Habsburgo, varios cuervos volaban en círculo cerca de donde sucedió el atentado.

Terribles acontecimientos en los Habsburgo

Alberto I, emperador del Sacro Imperio desde 1298 hasta 1308, en una ocasión fue envenenado. A su doctor no se le ocurrió mejor solución que colgarlo por los pies para que drenase todo el veneno ingerido. Años después, murió asesinado cruelmente por un sobrino suyo. No he leído que se cuente nada sobre unos cuervos en los momentos críticos del emperador, pero muy suertudo no fue el pobre Alberto I.

La desgraciada casa de Habsburgo: ¿mala fortuna o maldición?
Alberto I, emperador del Sacro Imperio.

En el caso de Maximiliano, emperador de México desde 1864 hasta 1867, sí aseguró su esposa Carlota que observó el revoloteo de unos cuervos días antes de que su esposo fuese fusilado en Querétaro. Ella se encontraba en Europa cuando ocurrió la tragedia.

La desgraciada casa de Habsburgo: ¿mala fortuna o maldición?
Maximiliano I, emperador de México.

El día que atentaron contra la vida de la emperatriz Sissi, la lectora de griego que la acompañaba afirmó que un poco antes contempló a unos cuervos volando cerca del lago de Ginebra. El anarquista Luigi Lucheni le había clavado un estilete tras fingir chocarse con ella. En un principio, Sissi no se dio cuenta de que había sido herida de muerte. Poco después cayó desmayada y ese mismo día murió.

Su hijo, Rodolfo, no tuvo tampoco demasiada fortuna. Murió de forma violenta y en extrañas circunstancias en Mayerling junto a su amante en 1889. En aquel entonces, hubo quién aseguró que había escuchado el graznido de cuervos la noche antes del espantoso suceso.

La desgraciada casa de Habsburgo: ¿mala fortuna o maldición?
La emperatriz Sissi.

¿Es todo fruto de una horrible maldición?

Francamente, es algo que nadie que afirmar o desmentir, pero todo apunta a que simplemente son infortunios derivados de su posición en la Historia. Las familias reales o que han tenido la opción de alcanzar el poder siempre han sido víctimas de venganzas, conspiraciones y crímenes. Los miembros de la casa Julia y la casa Claudia en Roma, se exterminaban los unos a los otros cuando lo consideraban necesario. Creo que los cuervos solo dieron el nombre a los Habsburgo y poco más. ¿Vosotros qué pensáis?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *