¡Podemos ser felices gracias al cine!

psicología positiva y cine

Las noticias no se detienen; existe alguna relevante cada mes, cada semana, cada día, cada instante… acerca de los más diversos tópicos. Sin embargo, existe una novedad desde hace más de dos décadas sobre la que poco se dialoga o se toma en serio a la hora de tomar decisiones:

“Los hábitos de pensamiento no tienen por qué ser para siempre. Uno de los descubrimientos más significativos en la psicología de los últimos 20 años es que los individuos pueden elegir su forma de pensar”, destacó Martin Seligman, psicólogo estadounidense y uno de los principales autores de la psicología positiva.

Apoyando su clásico pensamiento de que ser feliz no es más que una elección, van las populares creencias arraigadas a nivel mundial de que la felicidad se encuentra dentro de uno mismo, pero también debe estar adecuada y con base en las resoluciones que tomamos.

Para concretar más el asunto, podemos partir de cómo ayuda a mejorar el estado de ánimo la exposición constante a momentos, recuerdos y cinematografía que hagan prosperar los sentimientos de felicidad.

psicología positiva y cine

Los expertos coinciden en que existen necesidades psicológicas básicas individuales: la autonomía, o sea poder tomar decisiones y tener el control de nuestra propia vida; la competencia, para sentirnos capaces y eficientes en las labores y como parte de la sociedad humana de la que formamos parte; y la relación o conexión social.

Sin embargo, a estas se suman otras, igual de básicas, para poder ser felices. Ellas son el compromiso con uno mismo (respetar quiénes somos realmente y actuar bajo los criterios y disposiciones que respeten nuestra identidad); mantener relaciones positivas con otras personas; tener un propósito para la vida; y poder comprender el mundo.

La psicología positiva, y los elementos intelectuales que nos auxilian en la búsqueda de nuestro bienestar emocional y mental, no son solo libros de autoayuda; sino corrientes de pensamientos que hay que llevar a la práctica.

El cine, esa gran pantalla que se convierte a la vez en espejo social,  nos proporciona las fuentes para poder cumplir nuestras necesidades básicas psicológicas.

psicología positiva y cine

Cintas que hablan sobre el sentimiento de la felicidad –al estilo directo desde el guion-, otras que nos convidan a reflexionar, y numerosas que nos regalan ejercicios terapéuticos para el día a día, las pueden encontrar los cinéfilos de forma sencilla.

Sin olvidar, quienes quieren ser felices, que ser positivos parte de uno mismo. La realidad, como suele decirse, muchas veces supera la ficción en cualquiera de las artes. Pero ahí está el cine para hacernos sonreír y ver los colores de la vida y la naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *