Catalogada por el diario británico The Independent como “un thriller marxista y radical que evoca la rabia de toda una generación”, llega a los cines virtuales Sabotaje, de Daniel Goldhaber. Viniendo del Reino Unido, que conoció bien a Karl Marx, uno no sabe si lo de marxista es lisonja o reproche, pero qué más da. Lo cierto es que la película promete, pues no se trata ya de acción al estilo de The Fast and the Furious, esto es, para niñatos solventes, sino de una verdadera toma de conciencia. Algo que no abunda en los dominios del espectáculo y por eso mismo despierta muchas expectativas.

Filmin, la plataforma de cine online promete el estreno de Sabotaje para el próximo 10 de noviembre. La película, que parte de una novela de Andreas Malm, fue producida en los Estados Unidos el año pasado y está protagonizada por Lukas Gage, Ariela Barer, Kristine Froseth Forrest Goodluck. No son intérpretes desconocidos. Gage, por ejemplo, ha participado en las series Euphoria y The White Lotus, mientras que Ariela Barer coprotagoniza Runaways, otra serie, esta de superhéroes.    

SABOTAJE, EL ARGUMENTO

Un joven de Texas, Estados Unidos de América, está indignado ante los desmanes de la industria petrolífera, enorme contaminadora. Junto a un grupo de amigos que pasarán de inmediato a ser sus correligionarios, planifica un atentado. La inminente voladura de un oleoducto ―una acción extrema donde las haya― es metafóricamente la culminación de la toma de conciencia sobre el daño al medio ambiente, que con minuciosidad y alevosía infligen grandes empresas a lo ancho del mundo.

Sabotaje plantea un dilema moral de gran vigencia. La “lucha armada” (y esto lo es) resulta un concepto cuando menos aplazado desde finales del siglo XX. El auge de los movimientos de liberación, como se sabe, tuvo lugar alrededor de la década de 1960, tras lo cual las izquierdas decidieron legitimar la batalla en las urnas. Esto dicho, lógicamente, con inevitable esquematismo. Siguiendo esta idea, Sabotaje es ―otra vez metafóricamente― una acusación contra los poderes económicos, que se otorgan a sí mismos impunidad.

Daniel Goldhaber, el director, explica así su compromiso con la defensa del planeta: “Hicimos la película para que la gente entienda a los activistas climáticos que están en primera línea. Quién sabe si un día se unan a ellos”. En cualquier caso, a partir del 10 de noviembre y gracias a Filmin, tendremos intriga, acción y riesgo. Lo dicho, un thriller en regla, pero con un plus: la lucha por este planeta irrepetible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *