Foto portada: Secretos de Madrid

La Inquisición fue abolida en 1834, pero aún quedan en las calles de Madrid vestigios. Un buen ejemplo de ello lo encontramos en el número 12 de la calle de la Cabeza. Actualmente, hay una residencia de día para que nuestros mayores disfruten de un buen rato durante las mañanas, pero hace unos cuantos siglos, en los bajos del edificio existía la cárcel de la Corona: un lugar de torturas, sufrimiento y muerte.

Desde el siglo XVIII, en este edificio de la calle de la Cabeza estuvo ubicada la cárcel de la Corona. En un principio, se usó únicamente para encerrar a los miembros de la Iglesia que habían cometido alguna tropelía. Con el paso del tiempo, también acabó usándola la temible Inquisición.

Hoy en día, se pueden visitar las mazmorras. El propio conserje del centro de mayores te permite el acceso una vez que le facilitas sus datos. El lugar es asfixiante en cuanto lo pisas. Las celdas, tienen prácticamente el mismo aspecto que antaño. Lo único que han quitado son las argollas en las que se encadenaban a los reos y las puertas que cerraban las celdas. Cada mazmorra, medía metro y medio de ancho por tres metros de profundidad. Todo un terrible agujero en el que tenía que pasar semanas, e incluso meses, un ser humano.

La Inquisición en Madrid: Cárcel de la Corona

Diario de Avisos de Madrid

Según cuentan en www.eldiario.es , un periódico de la época llamado Diario de Avisos de Madrid publicó en 1831 el siguiente anuncio : “En la calle de la Cabeza , casa que fue cárcel de le Corona, cuarto bajo, se hace almoneda durante estas ferias de cuadros , libros ,manuscritos, estampas antiguas, cosas chinescas, y un magnífico biombo, con otras varias cosas de gusto”. Por lo tanto, seguramente unos pocos años antes dejó de hacer las funciones de cárcel.

Tiempo después, se convirtió en un almacén, una cuadra, una corrala, en un bar llamado Avapies… Y finalmente, se decidió que las celdas se pudiesen visitar de manera gratuita por cuantos quisieran verlas. Creo que es una buena idea que se conserven, el problema es que la mayoría de los ciudadanos de Madrid no saben que existen a no ser que paseen por allí y lo vean de manera casual.

El ajusticiamiento de Vinuesa

Matías Vinuesa López de Alfaro era el capellán de honor de uno de los mayores traidores que ha tenido este país: Fernando VII. Durante el gobierno liberal en España, tras la contienda contra los franceses, Vinuesa se declaraba abiertamente absolutista. En 1821, fue acusado de conjurar gravemente en contra de la Constitución y del gobierno. Todo el mundo sabía que detrás del complot se encontraba Fernando VII, pero al no haber pruebas claras en su contra, únicamente se juzgó al sacerdote.

En un primer momento se pedía la pena capital, sin embargo, Vinuesa dio muestras de tener problemas mentales durante el juicio y se decidió condenarlo a pasar diez años en un prisión en África. El pueblo de Madrid estaba enfurecido, y aunque las fuerzas de seguridad intentaron evitarlo, finalmente la muchedumbre entró en la cárcel de la Corona y acabaron con el sacerdote a martillazos.

Aunque el gobierno tomó medidas en contra de la turba criminal, le pasó factura y los absolutista aprovecharon para poner al pueblo en contra de los liberales. Todo concluyó con los Cien Mil Hijos de San Luis entrando en Madrid en mayo de 1823. En Octubre de ese año, llegaría a la corte el traidor Fernando VII, y con él, comenzaría la Década Ominosa.

La Inquisición en Madrid: Cárcel de la Corona

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *